lunes, 24 de noviembre de 2008

CON LA TRISTEZA A OTRA PARTE

La palabra "tristeza" es la palabra clave de este título. Vosotros no sé pero yo creo que la palabra tristeza tiene mucho de lo que hablar. Diciendo esto vamos a empezar con esta historia.

¿Que pasaría si no existiera la palabra tristeza?. Creéis que todos seríamos felices, pues yo creo que no, que habría gente triste y no sabría expresar sus sentimientos. Por eso existe esta palabra o mejor dicho este sentimiento. Paula es una niña de 8 años y está triste.
-Paula, ¿qué te pasa?- le preguntó su amiga.
-No sé como expresar lo que me ocurre-dijo Paula-Estoy, estoy...
Y Paula siempre contestaba lo mismo.
Un día la madre de Paula decidió llevarla al médico de los sentimientos.
-Su hija tiene tristeza-Dijo el médico.
-¿Tristeza? ¿Que quiere decir eso?-Preguntó la madre de Paula.
-Verá, es un síntoma nuevo y su hija lo padece, esta palabra quiere decir que no se siente a gusto con algo-Dijo el médico.
El médico le mandó el antibiótico de la tristeza, que contenía componentes energéticos alegres. Poco a poco Paula se fue recuperando.
-¿Cómo estás?-Le preguntaban a Paula.
-¡Estoy genial!, ¡Estoy alegre! ¡Estoy estupendamente!- Decia Paula.
Esta es la historia de cómo se creó la palabra tristeza.
Gema Ruíz Ramírez 6º B

1 comentario:

alumno/a dijo...

Felicidades Gema, me ha encantado tu historia, es divertida y entretenida y como dice mi hermana: emocionante. Enhorabuena.
De tu amiga Noelia.